Hiperventilación en apnea

1.      Introducción:

Polémica en torno a esta práctica, la hiperventilación es una técnica que ayuda al buceador a aumentar el ritmo respiratorio por encima de lo normal.los que están a favor se basan en que la hiperventilación ofrece al buceador la posibilidad de mejorar sus condiciones físicas para la práctica de esta actividad.
Los que están en contra alertan de los serios riesgos que puede suponer. Debemos saber que la hiperventilación es una técnica peligrosa que conviene conocer a la perfección antes de proceder a practicarla.
La hiperventilación es una técnica que ayuda al buceador a aumentar el ritmo respiratorio por encima de lo normal; su práctica genera polémicas entre los especialistas y aficionados; quienes la defienden, afirman que ofrece al buceador la posibilidad de mejorar sus condiciones físicas para la práctica de esta actividad; mientras que muchos consideran que la hiperventilación supone serios riesgos. Lo que sí debéis tener en cuenta es que se trata de una técnica peligrosa que conviene conocer a la perfección antes de proceder a practicarla. El doctor Jordi Desola, especialista en medicina subacuática, dio algunas explicaciones sobre el tema durante el Campeonato de España de Pesca Submarina, celebrado en Gijón. Allí, afirmó que la hiperventilación para practicar el buceo en apnea no favorece la práctica de esta modalidad deportiva y genera riesgos para la salud. “Forzar repetidamente la respiración antes de una inmersión, técnicamente llamado hiperventilación, no aumenta el oxígeno en los pulmones sino que disminuye la presencia de dióxido de carbono. Esta es la principal causa de los accidentes entre los buceadores ya que, de esta forma se eliminan los mecanismos de “alarma” del cuerpo, engañándolo y provocando que cuando el buceador sube hacia la superficie se desmaye con la colaboración de la disminución de la presión, explicó el médico catalán.”
El especialista considera que los accidentes durante la práctica de este deporte son pocos en comparación con otros; sin embargo, aclara “que el problema es que la mayoría tienen consecuencias muy graves con muertes y paraplejías“.
Jordi Desola es director del departamento de medicina subacuática de la Academia de Ciencias Médicas de Cataluña y Baleares, y trató de aclarar que aunque el buceo es una actividad recreativa y que durante los últimos años es de más fácil acceso, sigue implicando acciones riesgosas.
Es importante conocer los efectos que ésta práctica produce en nuestro organismo. Hace ya unos veinte años, se describió a la hiperventilación como una enfermedad y se la  relacionó a  problemas psíquicos y sobre todo, al sentimiento de angustia.
Una persona de a pie tiene de media unos 3 litros de capacidad pulmonar, un atleta puede tener entre 4.5 y 5 litros de capacidad, y un apneista profesional puede tener 10 litros de capacidad pulmonar.

2.      Definición:

Forzar repetidamente el proceso de la respiración, consiguiendo aumentar de forma voluntaria la frecuencia y la duración de los actos respiratorios, antes de una inmersión.

3.      Técnica de la hiperventilación:

a.       Inmovilizar el cuerpo para permitir un total relajamiento muscular y una correcta concentración mental, importante estar sumergido para adaptar la presión pulmonar mientras expandamos su capacidad.
b.      Inspiración y expiración por la boca.
c.       Ritmo de 20 actos respiratorios por minuto.
d.      Dos ultimas respiraciones profundas.
e.       Inmersión en apnea.

4.      Efecto en nuestro organismo:

Afecta a nuestra respiración. Objetivo de la respiración es asimilar O2 eliminar CO2. Así cuando hiperventilamos quiere decir que estamos respirando por encima de nuestras necesidades metabólicas: esto es, estamos tomando más oxígeno del que nuestro organismo necesita y expulsando excesivo dióxido de carbónico. 
Nuestro organismo se mantiene un constante equilibrio entre el CO2 y el O2. Así, el cuerpo reaccionará ante el descenso o el aumento de CO2, intentando igualar de nuevo la situación. 


Buceo sin hiperventilación


Buceo con hiperventilación


Si el nivel de CO2 desciende, pueden suceder dos cosas: La reducción del ritmo respiratorio: es decir, una dificultad para respirar (también conocida como “falsa apnea”). El cuerpo estará intentando restaurar el equilibrio e igualar los niveles de CO2 presentes en la sangre, por lo que el ritmo respiratorio se reduce. Cambios en el PH de la sangre: una reducción del CO2 en la sangre puede provocar la existencia de cambios en el PH sanguíneo, lo que conlleva que la sangre se pueda volver alcalina. Esto tiene serias consecuencias: Estrechamiento de los vasos sanguíneos; más concretamente de los vasos que llevan la sangre al cerebro. Cambios en la hemoglobina: la hemoglobina es la encargada de transportar el O2 por el cuerpo, si se modifica la alcalinidad de la sangre, la hemoglobina se volverá más pegajosa y no será capaz de soltar O2 a los tejidos corporales. Las consecuencias de todo esto pueden ser varias y seriamente preocupantes: La falta de riego sanguíneo en el cerebro puede producir vértigos, mareos, falta de aliento, confusión, visión borrosa, irrealidad... Al no llegar el oxígeno necesario a los tejidos, necesitaremos una mayor frecuencia cardiaca para conseguir bombear sangre donde se necesita; las manos se quedarán frías y húmedas, notaremos rigidez muscular, hormigueo en las extremidades... Síntoma de opresión en el pecho: producido ante la dificultad respiratoria. Siendo conscientes de todo esto podemos decir que la Hiperventilación no es peligrosa siempre y cuando se realice con total conocimiento de las posibles consecuencias y por supuesto de la técnica para su correcta realización. La Hiperventilación es una reacción natural del organismo, destinada a provocar una respuesta de lucha o de huida.

5.      Peligros de la hiperventilación:

Sin lugar a dudas, una hiperventilación que no esté bien realizada o controlada, puede conllevar una serie de riesgos realmente importantes que conviene conocer. Hablaremos de los tres principales: Desajuste entre el oxígeno y de dióxido de carbono: puede provocar que el apneista se encuentre cada vez más necesitado de oxígeno sin apenas darse cuenta de lo que está sucediendo, puesto que el organismo que debería advertirle estará funcionando con retraso. Así el individuo estará consumiendo sus reservas de oxígeno y no recibirá señales de alerta hasta encontrarse en un avanzado estado de Hipoxia (falta de oxígeno); momento en el que tendrá serias dificultades para reaccionar, dado el estado de semiinconsciencia en el que se encontrará. De esta forma quedará expuesto a que en cualquier momento caiga en el oscurecimiento total de sus facultades mentales, imposibilitado para evitar el relajamiento de su musculatura. Llegado el momento se encontrará excesivamente lastrado (flotabilidad negativa), cayendo al fondo mientras su boca y laringe sufren una total relajación; lo que lleva al ahogo. Por esta razón muchos aconsejan el lastrado positivo entre 0 y 7 m, de forma que en caso de accidente el índice de flotabilidad positiva del traje haga de flotador, sacándole a la superficie. Inmersión con los pulmones llenos de aire tras la hiperventilación previa: si los pulmones quedan llenos de aire puede producirse en su interior un exceso de presión, al tiempo que el diafragma queda sometido a una sobredistensión que le perjudica enormemente. El resultado puede ser un aumento de la producción de CO2, algo nada recomendable. Inmersión sin hiperventilación previa: si no se realiza una hiperventilación previa, no se dispondrá de suficiente reserva de oxígeno ni se habrá eliminado el CO2 convenientemente y, en caso de prolongar la apnea un poco más de lo conveniente, correremos el riesgo de descenso de la presión parcial del O2 y de aumento del CO2, produciendo la situación inversa a la descrita en el primero de estos casos. Tendremos un exceso de CO2, pudiendo presentarse el síncope por Hipercapnia. Ni que decir tiene que están totalmente desaconsejadas las respiraciones forzadas contra resistencia, ya que se fuerza la afluencia de sangre a los pulmones, exponiendo al deportista a un edema pulmonar (es una acumulación anormal de líquido en los pulmones, en especial los espacios entre los capilares sanguíneos y el alveolo, que lleva a que se presente hinchazón.) de graves riesgos.

6.      Conclusión:

En resumen debemos decir que la Hiperventilación es una técnica válida tanto en cuanto la persona que la realiza es totalmente conocedora de la técnica y consciente de las posibles consecuencias, de tal forma que no llevará a su cuerpo a los límites de sus posibilidades. Recordemos que en el buceo, la gran mayoría de los accidentes tienen al propio buceador como principal responsable. Por ello debemos conocer nuestras limitaciones y nunca jugar con ellas. Por supuesto si nunca la hemos hecho, no nos aventuraremos a realizar una hiperventilación sin contar con personas experimentadas a nuestro lado, que puedan indicarnos como debemos proceder.

La Hiperventilación es una técnica válida tanto en cuanto la persona que la realiza es totalmente conocedora de la técnica y consciente de las posibles consecuencias, de tal forma que no llevará a su cuerpo a los límites de sus posibilidades, utilizado sólo por profesionales médicos entrenados que lo utilizan para situaciones de emergencia o tratamientos cardiológicos y/o psíquicos

7.      Bibliografía:

Attard, J. ,Delfrorin, D. y Burel, P. (2011). Pesca submarina. Primer de Maig, 21 - Pol. Ind. Gran Via Sud 08908 L´Hospitalet - Barcelona, Espña.: Hispano Europea.

D'Andrade, J. (19 de marzo de 2014). clinicas de natacion. Recuperado el 17 de octubre de 2014, de http://www.clinicasdenatacionrd.com/desmayo-en-aguas-poco-profundas/

Díaz, F. V. (2000). El hombre subacuático: manual de fisiología y riesgos del buceo. Juan Bravo, 3A 28006 Madrid: Díaz de Santos.

Tortora, G. J. Y Derrickson, B. (2008). Introducción al Cuerpo Humano Fundamentos de Anatomía y Fisiología (7ª ed.). Hegel 141,2do piso, Col. Chapultepec Morales, C.P.11570, México, D.F.: Médica Paramericana.


Ver Presentación power point:










No hay comentarios:

Publicar un comentario